viernes, mayo 26, 2017

¿TE PARECE MUY GRANDE TU PROBLEMA?

Todas las cosas son posibles para DIOS.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿TE PARECE MUY GRANDE TU PROBLEMA? 
MARCOS 10:27  “Entonces Jesús, mirándolos, dijo: --Para los hombres es imposible, pero no para DIOS, porque todas las cosas son posibles para DIOS”.
         La lectura de hoy, nos narra los momentos que precedieron a uno de los acontecimientos bíblicos más conocidos: la pelea entre David, un jovencito judío pastor de ovejas cuyo armamento se limitaba a una simple honda y algunas piedras, y Goliat, un enorme gigante filisteo, experimentado guerrero, armado hasta los dientes.
         David había llegado al campamento del ejército de Israel con el fin de traer un encargo de su padre para sus hermanos mayores.  Allí se enteró que este gigante filisteo estaba retando a que saliera un hombre de entre los israelitas para que peleara con él.  Entonces David se ofreció como voluntario para pelear contra el gigante. 
         Sin duda, la situación en la que se encontraba David era sumamente difícil.  Desde el punto de vista humano, las posibilidades de éxito eran prácticamente nulas. 
         Sin embargo, lo primero que hizo David fue recordar y declarar las maravillas que DIOS había hecho en su vida y las veces que lo había librado de circunstancias sumamente difíciles; y en esos recuerdos basaba su fe y su confianza en la victoria.  De esta manera se enfrentó David al gigante Goliat.
         Dice el versículo 45 de este mismo capítulo:  «David le contestó: —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor Todopoderoso, el DIOS de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado.  Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza».  
         Y a los pocos minutos, aquel gigantón yacía a los pies del joven pastor de ovejas; no por sus fuerzas, sino por la fuerza y el poder del DIOS Todopoderoso.
         Muchas veces nos encontramos en medio de circunstancias tan difíciles que no vemos la más mínima solución. 
         Quizás hoy tú te encuentres en una de esas situaciones, ya sea en el aspecto económico, o en lo relativo a la salud, o a las relaciones familiares, o en tu centro de trabajo, etc., etc. 
         Y probablemente, el enemigo te esté sugiriendo de alguna manera que no hay forma de que puedas resolver tu problema, así como Saúl trató de convencer a David de que era totalmente imposible que él pudiera vencer a Goliat. 
         Cuando nos encontramos en situaciones difíciles, y no recibimos una inmediata respuesta de DIOS a nuestras oraciones, es muy fácil que nos olvidemos de todas las veces en que el Señor nos ha ayudado en el pasado y comencemos a dudar de ÉL y a quejarnos de Su “demora” en actuar.
         Piensa un momento en todo lo que DIOS ha hecho en tu vida, en las situaciones de las cuales te ha librado en el pasado. ¿Crees que ahora el Señor te abandonará? 
         ¡Por supuesto que no!  ÉL ha prometido estar contigo todos los días hasta el fin del mundo (Mateo 28:20). 
         No importa cuán grande te parezca tu problema, DIOS es infinitamente más grande que él.  Así como David se enfrentó al enorme gigante, enfréntate a ese problema sin temor, en el nombre del Señor, y la victoria será tuya.
OREMOS: Padre mío, hoy pongo delante de Tu trono de gracia esta situación que para mí es imposible de resolver. Gracias por recordarme que no hay DIOS tan grande como Tú, y confío que Tu poder es mayor que todos mis problemas. En el nombre de Jesús, amén.
LECTURA BIBLICA: 1ª Samuel 17:32-37
32 Entonces David le dijo a Saúl: -¡Nadie tiene por qué desanimarse a causa de este filisteo! Yo mismo iré a pelear contra él.
33 —¡Cómo vas a pelear tú solo contra este filisteo! —replicó Saúl—. No eres más que un muchacho, mientras que él ha sido un guerrero toda la vida.

34 David le respondió: -A mí me toca cuidar el rebaño de mi padre.  Cuando un león o un oso viene y se lleva una oveja del rebaño,35 yo lo persigo y lo golpeo hasta que suelta la presa. Y si el animal me ataca, lo sigo golpeando hasta matarlo. 36 Si este siervo de Su Majestad ha matado leones y osos, lo mismo puede hacer con ese filisteo pagano, porque está desafiando al ejército del DIOS viviente.  37 El Señor, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo.   —Anda, pues —dijo Saúl—, y que el Señor te acompañe.   

jueves, mayo 25, 2017

¿ESTÁS PASANDO POR UN MAL MOMENTO?

¿Estás pasando por un mal momento? No pierdas la fe.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿ESTÁS PASANDO POR UN MAL MOMENTO?
ROMANOS 8:28 “Y sabemos que para los que aman a DIOS, todas las cosas colaboran para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito”.
           Un día, zarpó un barco a alta mar, iban 20 hombres.  Era un viaje de 50 días y entre éllos se encontraba un fiel cristiano, un marinerito de quien todos en la tripulación se burlaban.  Una noche estalló el cuarto de máquinas y se hundió el barco.  Sólo el fiel cristiano sobrevivió al naufragio.
           El único sobreviviente del naufragio quedó en una pequeña isla desierta.  Estaba orando fervientemente, pidiendo a DIOS que lo rescatara.  Todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba. Ya cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabaña para protegerse y proteger sus pocas posesiones.
           Un día se fue a pescar y regresó corriendo al ver que se quemaba su choza y no pudo salvar nada.  Después de haber perdido todo, anduvo vagando en la isla como sonámbulo, ya sin esperanza. 
           El náufrago estaba confundido y enojado con DIOS y llorando le decía: -“¿Cómo pudiste hacerme esto?”-... y se quedó dormido sobre la playa.
           Temprano a la mañana siguiente, escuchó asombrado la sirena de un buque que se acercaba a la isla. ¡Venían a rescatarlo!  Al encontrarse con sus salvadores les preguntó: -“¿Cómo sabían que yo estaba aquí?”-. Y éllos le respondieron: -“Vimos las señales de humo que nos hiciste...”-
         Es normal enojarse cuando las cosas van mal, pero por éllo no debemos perder la fe en DIOS, porque ÉL está trabajando en nuestras vidas en medio de las penas y el sufrimiento, siempre ayudándonos al crecimiento espiritual y a tener más fe en ÉL.
Recuerda la próxima vez que tu “pequeña choza” se queme…no pierdas la fe.  Puede ser simplemente una señal de humo que surge de la GRACIA DE DIOS. 
Por todas las cosas negativas que nos pasan, siempre debemos decirnos a nosotros mismos:  ¡DIOS TIENE SIEMPRE UNA RESPUESTA POSITIVA PARA TODAS LAS COSAS NEGATIVAS!
OREMOS: Señor, perdóname si dudo y me desanimo cuando me encuentro en problemas que por más que quiero solucionarlos no encuentro solución, olvidándome de que Tú lo puedes todo y de que siempre estás para ayudarme.  Gracias Señor y ayúdame a buscar Tu auxilio y protección.  En Tu Santo Nombre, amén.


miércoles, mayo 24, 2017

¡POR QUÉ SIGUE DIOS HABLANDO?

Conoceremos más íntimamente y comprenderemos a nuestro Padre Celestial cuando aprendemos a escucharle.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿POR QUÉ SIGUE DIOS HABLANDO?
Por Charles Stanley
ISAIAS 30:21 Y si te desvías a la derecha o a la izquierda, oirás una voz detrás de ti, que te dirá:
"Por aquí es el camino, vayan por aquí."
         Siendo toda la Biblia la Palabra de DIOS, algunos creyentes se preguntan ¿por qué razón desea aún el Señor hablarnos personalmente? 
         Por varias razones:
         1º.- El Señor quiere comunicarse hoy, porque ÉL nos ama tanto como amaba a Sus hijos en los tiempos bíblicos.  Su deseo de tener compañerismo y conversar directamente con nosotros es tan fuerte como en los días que hablaba con Abraham, Moisés y los apóstoles.
         2º.- DIOS se sigue comunicando, porque tenemos necesidad de que ÉL guíe nuestras vidas de una manera clara y concreta.  En la Biblia vemos cómo el Señor daba instrucciones específicas a sus siervos.  Nosotros, muchas veces, no nos damos cuenta de que seguimos necesitando Sus instrucciones.
          3º.- DIOS habla, porque ÉL sabe que necesitamos de Su seguridad y consuelo hoy, al igual que los santos de los tiempos de la Biblia.  Todos tenemos experiencias de un “Mar Rojo” cuando estamos de espaldas contra la pared y no sabemos hacia dónde dirigirnos.  Pero así como ÉL dividió las aguas para que Israel pasara, el Señor actuará poderosamente en nuestras vidas, si Le escuchamos y obedecemos.
     4º.- Por último, lo más importante es que DIOS se sigue comunicando porque anhela que Le conozcamos y Le comprendamos.  Nuestra prioridad debe ser conocerle y comprenderle cada vez más.
         Como sucede con las demás personas que conocemos en la vida, nuestra relación con DIOS no puede ser “una calle en una sola dirección”.  Tiene que haber un flujo continuo de comunicación con ÉL en ambos sentidos. Éso significa que no debemos ser nosotros los únicos que hablemos. 
         Conoceremos más íntimamente y comprenderemos a nuestro Padre Celestial cuando aprendemos a escucharle.
OREMOS: Padre nuestro, ayúdame a conocerte y a comprenderte mejor.  Ayúdame a escucharte en todo momento. 
Gracias Señor por las muestras de Tu amor.  Gracias. 
En el nombre de Cristo Jesús, amén.


martes, mayo 23, 2017

EL ALFARERO

Muchas veces no comprenderás por qué permite tu sufrimiento.
Comparte esta meditación
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
EL ALFARERO
Juan Mendizabal
ISAÍAS 64:8 Sin embargo, Señor, tú eres nuestro padre; nosotros somos el barro, tú nuestro alfarero; ¡todos fuimos hechos por ti mismo!”
  Se cuenta que en Inglaterra había una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres.  Al entrar en una de éllas se quedaron prendados de una hermosa tacita. –“¿Me permite ver esa taza?”-, preguntó la señora.  –“¡Nunca he visto nada tan fino!”-.
En las manos de la señora, la taza comenzó a contar su historia:
-“Usted debe saber que yo no siempre he sido la taza que usted está sosteniendo.  Hace  mucho tiempo era solo un poco de barro.  Pero un artesano me tomó entre sus manos y me fue dando forma.  Llegó el momento en que me desesperé y le grité: -‘¡Por favor, ya déjeme en paz!’-.  Pero él sólo me sonrió y me dijo: -‘Aguanta un poco más, todavía no es tiempo’-. 
Después me puso en un horno. ¡Nunca había sentido tanto calor!  Toqué a la puerta del horno y a través de la ventanilla pude leer sus labios que me decían: -‘Aguanta un poco más, todavía no es tiempo’-.
Cuando al fin abrió la puerta, mi artesano me puso en un estante. Pero, apenas me había refrescado, me comenzó a raspar, a lijar. No se cómo no acabó conmigo. Me daba vueltas, me miraba de arriba a abajo. Por último me aplicó meticulosamente varias pinturas. Sentía que me ahogaba.  –‘Por favor déjame en paz’-, le gritaba a mi artesano; pero él solo me decía: -‘Aguanta un poco más, todavía no es tiempo’-.
Al fin, cuando pensé que había terminado aquello, me metió en otro horno, mucho más caliente que el primero. Ahora si pensé que terminaba con mi vida. Le rogué y le imploré a mi artesano que me respetara, que me sacara, que si se había vuelto loco. Grité, lloré; pero mi artesano sólo me decía: -‘Aguanta un poco más, todavía no es tiempo’-.
Me pregunté entonces si había esperanza, si lograría sobrevivir a aquellos tratos y abandonos, pero por alguna razón aguanté todo aquello. Fue entonces que se abrió la puerta y mi artesano me tomó cariñosamente y me llevó a un lugar muy diferente.
Era un lugar precioso. Allí todas las tazas eran maravillosas,  verdaderas obras de arte, resplandecían como sólo ocurre en los sueños. No pasó mucho tiempo cuando descubrí que estaba en una fina tienda y ante mi había un espejo. Una de esas maravillas era yo. ¡No podía creerlo! ¡Ésa no podía ser yo!
Mi artesano entonces me dijo: -‘Yo sé que sufriste al ser moldeada por mis manos, mira tu hermosa figura. Sé que pasaste terribles calores, pero ahora observa tu sólida consistencia, sé que sufriste con las raspadas y pulidas, pero mira ahora la finura de tu presencia.  Y la pintura te provocaba nauseas, pero contempla ahora tu hermosura. Y, ¿si te hubiera dejado como estabas?’-.
-“¡Ahora eres una obra terminada! ¡Lo que imaginé cuando te comencé a formar!  Tú eres una tacita en las manos del mejor alfarero”-: DIOS.
Confíate en Sus amorosas manos aunque muchas veces no comprendas por qué permite tu sufrimiento.
OREMOS: Gracias Señor por las muestras de Tu amor.  Por todo lo que has hecho y harás.  Pido una bendición especial para mis padres y hermanos(as), para mi familia, mis amigos(as), mi trabajo, para mi Perú.  Por Cristo Jesús, amén.


lunes, mayo 22, 2017

ZONA LIBRE DE CHISMES

Pídele a DIOS que te ayude a hacer lo que Le agrada y lo que sea útil a los demás.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
ZONA LIBRE DE CHISMES
EFESIOS 4:29 “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación,
a fin de dar gracia a los oyentes".
         Mientras iba en un auto pasé por la lado de un letrero que decía: S/.240.00 multa por tirar basura en la autopista.  Al poco tiempo vi otro letrero que decía: Basurero a 1,5 Km.  Poco después le pasé a un camión de basura que se dirigía a la Planta de Tratamiento Municipal.
         Con la basura se pueden hacer tres cosas: la puedes recoger, la puedes esparcir o la puedes eliminar.
         Con los chismes pasa algo semejante.  Algunas personas siempre están escuchando algún chisme y por lo tanto recogen basura.  Si tan sólo fueran colectores… el problema no sería tan grave. Pero estos colectores muchas veces son como las personas que arrojan basura en las vías públicas e insisten en esparcirla por la autopista de la vida.         Gracias a DIOS que también están los que la eliminan pues colocan los desperdicios a donde tienen que ir: en «el basurero» del olvido.
         En algunas oficinas te pueden amonestar, suspender y hasta despedir por chismear.  Según un estudio, el empleado promedio chismea unas 65 horas al año. 
         Una firma decidió convertirse en una «zona libre de chismes».  Ésta exige que los empleados jamás hablen mal de sus compañeros de trabajo a sus espaldas; si los pillan, pierden su empleo. 
         Una empresa cristiana, dedicada a la industria del entretenimiento, ha optado por una refrescante alternativa al chisme.  Lo combaten con la oración y animan a las personas a orar para desterrar el chisme y muy especialmente para que DIOS cambie la actitud del chismoso.
         Una sana recomendación. Si no puedes decir nada útil, mejor no digas nada. Si escuchas un rumor dañino, colócalo de inmediato en la «bolsa de la basura».  Luego ora por la persona sobre la que están ‘hablando’, así como por el que te lo dijo.  No divulgues el chisme, sino elimínalo en silencio.  El chisme muere pronto si no se repite.
         Hoy vas a encontrar mucha basura.  La puedes recoger, la puedes esparcir, o la puedes eliminar.  Pídele a DIOS que te ayude a hacer lo que Le agrada y lo que sea útil a los demás.
ORACIÓN: Mi Señor.  Perdóname porque ha habido oportunidades
que he sido una persona chismosa. 
Ayúdame a no hacerlo más, y hacer las cosas que Te agradan. 
Gracias Señor, en el nombre de Cristo, amén.


domingo, mayo 21, 2017

EL PROPÓSITO DE LA ADVERSIDAD

Oremos y pidamos a DIOS sabiduría y fortaleza para evitar las trampas del maligno.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
UN PROPÓSITO DE LA ADVERSIDAD
Ministerios En Contacto
SALMOS 37:23-28 “27 Apártate del mal, haz el bien y vivirás para siempre, 28 porque Jehová ama la rectitud y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados, mas la descendencia de los impíos será destruida.
         Cuando estamos pasando por una temporada de adversidades, parece que solemos enfocarnos sólo en los problemas. Con frecuencia no vemos ningún valor en nuestro sufrimiento. Pero DIOS tiene propósitos específicos para permitir que atravesemos tiempos difíciles.
         Una de las razones por las que ÉL puede permitir la adversidad es para enseñarnos a aborrecer el mal. Tú puedes ser reticente a usar la palabra aborrecer en cualquier situación, pero esto es precisamente lo que la Palabra de DIOS nos manda a hacer. El Salmo 97.10 proclama: “Los que amáis al Señor, aborreced el mal”.
         ¿No es cierto, sin embargo, que a menudo no actuamos como si aborreciéramos el mal? En muchos casos nuestra tendencia es jugar con él, manteniéndolo cerca para nuestra diversión, y poniendo excusas por su presencia en nuestra vida. Podemos decir: “Bien, no puedo escapar del mal en este mundo. ¡Está a mi alrededor! Creo que lo mejor que puedo hacer es tratar de manejarlo”. ¡Qué engaño es ésto! No se nos manda manejar ni a manipular el mal. El mandamiento es que aborrezcamos su presencia misma. El Salmo 37 dice: “Apártate del mal y haz el bien, y vivirás para siempre” (Salmo 37.27). ¡Cuando veamos el mal, debemos darnos la vuelta y correr en la dirección contraria!
         Sí, vivimos en un mundo donde el mal está presente en todo, y no podemos evitarlo en todo momento. Sin embargo, podemos alejarnos de situaciones particularmente tentadoras. El Padre Celestial puede ayudarnos a reconocer las trampas del maligno en nuestra vida. Oremos y pidamos a DIOS sabiduría y fortaleza para evitar esas trampas.
OREMOS: Padre Celestial. Dame la sabiduría y la fortaleza para evitar las trampas del maligno, y que se haga Tu voluntad en mí. Te lo pido en el nombre de Cristo, amén.
SALMOS 37:23-28
Por Jehová son ordenados los pasos del hombre y él aprueba su camino. 24 Cuando el hombre caiga, no quedará postrado, porque Jehová sostiene su mano.
25 Joven fui y he envejecido, y no he visto justo desamparado ni a su descendencia que mendigue pan. 26 En todo tiempo tiene misericordia y presta. Su descendencia es para bendición.
27 Apártate del mal, haz el bien y vivirás para siempre, 28 porque Jehová ama la rectitud y no desampara a sus santos. Para siempre serán guardados, mas la descendencia de los impíos será destruida.


sábado, mayo 20, 2017

PARA AVANZAR EN MEDIO DE LAS ADVERSIDADES

Si tú estás pasando por una adversidad, pide a DIOS discernimiento.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
PARA AVANZAR EN MEDIO DE LAS ADVERSIDADES
Misiones En Contacto
SALMOS 56:3,4 “En el día que temo, yo en ti confío.
En Dios, cuya palabra alabo, en Dios he confiado. No temeré.
¿Qué puede hacerme el hombre?”
         Hay un eslogan que se ha hecho popular en los últimos años: el grito valiente: “¡SIN MIEDO!”. En general, esta frase está ligada a algún atrevido intento en los deportes. Pero, ¿puede esta expresión encontrar también un significado más profundo relacionado con nuestra vida cristiana?
         Obviamente, es imposible vivir en este mundo sin enfrentar jamás incertidumbres, dudas, desconcierto ni temor. La Biblia no resta importancia a estas preocupaciones; la Palabra de DIOS es veraz en cuanto a la adversidad que todos enfrentamos. La respuesta correcta a estas dificultades es reconocer nuestros temores delante del Señor y confiar en que ÉL actuará para Su gloria y para nuestro bien: en Dios he confiado. No temeré.     ¿Qué puede hacerme el hombre?” (Sal 56:11).
         Muchísimas personas tratan de eximir a DIOS de responsabilidad, cuando enfrentan un obstáculo al parecer inamovible. De lo que no nos damos cuenta, muchas veces, es que quizás DIOS quiera usar esa dificultad para convertirnos en las personas que ÉL desea que seamos.
         Lo que sucede es que la adversidad es una oportunidad para que DIOS purifique nuestra fe. Puesto que sólo DIOS es soberano en el universo, ÉL desea ser soberano, también, en nuestra vida. Si ponemos nuestra fe en algo distinto a DIOS, ÉL no tardará en quitar los obstáculos que impiden nuestro caminar con ÉL.
         Si tú estás pasando por una adversidad, pide a DIOS discernimiento para hacerte esta pregunta: ¿Es ésto algo que DIOS puede estar permitiendo que ocurra en mi vida para que me acerque más a ÉL?
         Si es así, confía en que ÉL reordenará tu vida para seguir siendo el Señor de tu fe.

OREMOS: Padre Celestial, estoy pasando por pruebas y dificultades que muchas veces quiero darles solución con mi propio esfuerzo, cuando lo primero que he debido de hacer es ponerlas bajo tu conocimiento para que me ayudes a superarlas. Sé que por medio de éllas, Tú estás reordenando mi vida para ser una persona digna de Tí y hacer las cosas que Te agradan. Ayúdame Señor. En el nombre de Cristo, amén.